• 27 de febrero de 2024 00:49

VECINOS ASEGURARIAN QUE HUBO VIOLENCIA EN LA CASA DONDE DESAPARECIÓ EL PERIODISTA CRISTIAN MARISCAL

PorSTBnoticias

Ago 2, 2021

La desaparición del periodista Cristian Mariscal sigue siendo un misterio para la Justicia, pero no para los vecinos del barrio Las Panosas, que escucharon lo sucedido en enero de 2014. Todavía tienen miedo.

«En honor a la verdad, todos los que estuvimos en nuestras casas la noche de la desaparición del joven Mariscal sabemos que aquella noche estuvo llena de misterios y acciones sospechosas, porque desde la casa de la familia Torres Araoz se escucharon fuertes discusiones a muy altas horas de la noche, se escucharon golpes e inclusive un fuerte sonido que parecía un disparo”.

Así empieza una misiva remitida por un grupo numeroso de vecinos del barrio Las Panosas a varios medios de comunicación y cuya autenticidad ha sido verificada por este medio. Una misiva que inicia con una advertencia de temor y petición de anonimato. “Los vecinos del barrio Las Panosas tenemos miedo y preferimos proteger nuestra seguridad y la de nuestras familias, es por eso que preferimos cumplir con nuestras conciencias por esta vía, esperamos su comprensión”.

Cristian Mariscal fue visto por última vez con vida en enero de 2014 precisamente en la casa del barrio Las Panosas de la familia Araoz. Hasta allí había llegado para molestar a su expareja, con quien había acabado recientemente la relación. Tenía llaves del garaje e ingresó hasta la puerta del dormitorio. Según consta en el cuaderno de declaraciones – testimonio dos veces corregido -, la expareja lo rechazó y Cristian abandonó el edificio en su vehículo con destino desconocido. Desde entonces nadie más le ha vuelto a ver.“

La verdad es que nunca pudimos explicarnos cómo se podía generar algo así en una familia conformada solo por mujeres, pero también es importante mencionar que era Julio Gómez Cossio, hermano del abogado de esa familia Rafael Gómez, quien junto al hijo menor de la Jaqueline Araoz eran los únicos hombres por parte de esa familia, los presentes en medio de todo el bullicio y escándalo, como así también el desaparecido joven Mariscal quien estuvo presente en esa casa, para que después se decretara su desaparición”, continua el mensaje. Desde la desaparición, diferentes medios han recibido mensajes en la línea que apuntan a un hecho violento en esa casa y siempre se ha apelado a las familias del barrio de Las Panosas, para que pudieran dar testimonio, sin embargo, esta es la primera vez que se plasma por escrito.“

También es cierto que el abogado Rafael Gómez tenía las llaves de esa casa e ingresaba a cualquier hora como si fuera dueño de la misma y que más de una vez introdujo sicarios a esa casa para tomar posesión de la misma por la fuerza, lo sabemos porque lo vimos no nos contaron”, continua con una acusación directa que Gómez, inicialmente el abogado de la expareja de Mariscal, hijastra de su hermano, pero actualmente enfrentado con esa misma familia, niega.“

Todos sabemos que durante toda esa noche hubo gente trabajando en esa casa, luces encendidas y gente que transitaba por todas las puertas que daban a la calle Virginio Lema e Isacc Attie. Al otro día muy temprano vimos a más de un albañil que abandonaba esa casa, después de haber trabajado durante toda la noche en un sospechoso trabajo en la casa de la familia cuestionada”.

Esta versión coincide con la declaración en el momento de la señora Jaqueline Araoz y del propio albañil que realizó los trabajos de pintado en el pasillo, entre la habitación de la expareja de Mariscal y la calle, justo el último trayecto atestiguado. En ese mismo pasillo se encontraron 13 manchas de sangre mediante la pericia del luminol realizada por el Instituto Técnico Científico de la Policía, pero cuyas muestras fueron arrebatadas y posteriormente inutilizadas por parte del IDIF, que no tuvo resultados concluyentes.“

Dios nos proteja y que se haga justicia. Le rogamos mantener nuestro número telefónico en reserva”, concluye la misiva.

Via: Periódico El Pais