• 24 de abril de 2024 04:25

Su papá lo adoptó en Camboya, lo sacó de la desnutrición y lo apoyó: hoy es atleta olímpico

PorSTBnoticias

Ago 3, 2021

Uno de los destacados atletas que hoy representan a Estados Unidos en los Juegos Olímpicos Tokio 2020 nació en la pobreza y fue abandonado poco después de nacer. Conoce su historia.

Jordan Pisey Windle es uno de los miembros del equipo olímpico de los Estados Unidos en Tokio 2020. Este joven nació hace 22 años en Camboya y clasificó de segundo para clavados desde la plataforma de 10 metros.

Su gran sonrisa y todos sus logros se los dedica a su padre, quien lo adoptó cuando tenía tan solo 18 meses y le regaló la mejor oportunidad de su vida. Ellos son el mejor ejemplo de como un hombre gay puede ser el mejor padre del mundo.

¿PUEDO ADOPTAR?

Corrían los años 90 y para Jerry Windle, el sueño de ser padre parecía inalcanzable. Como hombre soltero, dos décadas atrás no existían alternativas para él.

Sin embargo, por cosas del destino se topó con una publicación donde un hombre soltero había podido adoptar un niño en Camboya, con el que había logrado una relación especial. Para Jerry, parecía una señal.

De inmediato se comunicó con el lugar indicado en la publicación y muy pronto viajó a Camboya y conoció a ese pequeño a quien cariñosamente llamaban Pisey, por su menudo tamaño.

Entre ambos surgió una gran conexión de inmediato. El niño estaba desnutrido y luchaba por su vida con varios problemas médicos. Pero nada que el gran amor de su padre, cuidados médicos y una buena alimentación no pudieran revertir.

FUTURO ATLETA

Cuando contaba 7 añitos, el hijo del entrenador del famoso clavadista Greg Louganis creyó ver en el pequeño Jordan cualidades que lo harían destacar en ese deporte. Al niño le entusiasmó la idea y muy pronto comenzó su formación.

Apenas dos años después, Jordan logró ganar su primer campeonato juvenil. El resto es historia. Aunque toda su vida ha transcurrido en los Estados Unidos, Jordan lleva a Camboya en su corazón y su bandera tatuada en su cuerpo.

A los 16 años, fue a su país natal para una competencia de exhibición para inspirar a los pequeños camboyanos. Cuando fue recibido en el aeropuerto, habló de lo que ha sido padre en su vida.

“Soy como ustedes, soy un hijo de Camboya, la única diferencia es que alguien me dio una oportunidad. Espero que les den a todos estos niños la oportunidad que me dio mi papá”, dijo Jordan, mirando a los funcionarios del gobierno de Camboya, según recoge Today