• 14 de julio de 2024 07:46

Advierten uso y venta sin control de suplementos deportivos en Tarija

PorSTBnoticias

Oct 30, 2023

En la búsqueda obsesiva de la forma física ideal, muchas personas recurren a sustancias que prometen resultados milagrosos. Este camino hacia la «perfección» puede tener consecuencias para la salud.

Imagen referencial.

En Tarija se ha detectado un alarmante aumento en la venta de suplementos no controlados, que prometen ayudar a perder grasa, ganar masa muscular y mejorar el rendimiento físico. Estos productos, que incluyen esteroides anabólicos, insulina, eritropoyetina y creatina, representan un riesgo para la salud si no hay un control médico adecuado, advirtió a El País Gesiel Castillo Méndez, médico cardiólogo y miembro de la Sociedad Boliviana de Cardiología.

Algunas de estas sustancias, que en muchos países son prohibidas, en Bolivia, específicamente en Tarija, llegan a través del contrabando y se comercializan libremente. Esto ha generado alarma en la comunidad médica y deportiva, ya que, por falta de responsabilidad o ignorancia, ciertos entrenadores recomiendan su consumo sin tener conciencia de los efectos adversos a largo plazo.

Los esteroides anabólicos, derivados sintéticos de la hormona masculina testosterona, se utilizan médicamente en situaciones específicas, como el tratamiento de trastornos hormonales o la pérdida de masa muscular debido a enfermedades crónicas. Sin embargo, cuando se utiliza sin supervisión médica o en dosis excesivas para mejorar el rendimiento deportivo, pueden tener graves consecuencias para la salud, incluyendo efectos secundarios perjudiciales para el corazón y otros órganos, como los riñones.

Gesiel Castillo Méndez, médico cardiólogo de la clínica Las Panosas

El doctor Castillo explicó que, aunque no afecta a todos por igual, la cantidad de efectos adversos está relacionada con las dosis utilizadas. Mientras que las dosis médicas son bajas y controladas, los deportistas y fisiculturistas a menudo recurren a dosis mucho más altas. Estas pueden provocar un aumento en la frecuencia cardíaca, el metabolismo y la presión arterial, lo que a su vez puede desencadenar efectos adversos graves, como arritmias, hipertensión arterial, infartos e incluso daño en riñones, retinas y cerebro.

El cardiólogo enfatizó que muchos pacientes que comienzan a hacer ejercicio regularmente no se hacen un control cardiológico previo. Esto significa que desconocen si tienen alguna cardiopatía congénita, arritmias u otras afecciones cardíacas subyacentes. La combinación de actividad física intensa y estimulación con este tipo de sustancias puede tener consecuencias potencialmente mortales.

En países como Estados Unidos, estos suplementos son ilegales y no se pueden adquirir, salvo en situaciones intrahospitalarias específicas. En Bolivia, tampoco existen medicamentos legales de este tipo; todos los productos disponibles son de contrabando.

El médico relató dos casos en los que atendió a pacientes que consumieron estos suplementos sin una indicación precisa, con el único propósito de aumentar la masa muscular y perder grasa. Los pacientes llegaron al hospital con episodios de palpitaciones frecuentes y una ansiedad incontrolable. Recalcó que el uso de esteroides anabólicos puede generar adicción, lo que lleva a las personas a buscar constantemente estas sustancias para mantener una sensación de bienestar, incluso después de dejar de usarlas.

Suplementos y sus efectos en la salud

En la búsqueda obsesiva de la forma física ideal, muchas personas recurren a sustancias que prometen resultados milagrosos. En Tarija, esta tendencia ha llevado a la comercialización de una variedad de productos no regulados, incluyendo esteroides anabólicos, insulina, eritropoyetina, creatina y otros estimulantes, como los agonistas beta adrenérgicos, el clembuterol, que estimulan todos los receptores alfaadrenérgicos. Sin embargo, este camino hacia la «perfección» física puede tener consecuencias para la salud, advierten los expertos médicos.

Los esteroides anabólicos, originalmente destinados para tratar a pacientes con déficit hormonales, se han vuelto populares entre quienes buscan desarrollar masa muscular y fuerza rápidamente. Sin embargo, estos productos pueden tener efectos perjudiciales.

En hombres el uso de esteroides anabólicos puede llevar a un aumento de la presión arterial, arritmias, disminución del tamaño de los testículos y ologoespermia, que es una disminución en la cantidad de espermatozoides eficientes. En las mujeres  puede causar virilización femenina, caída del cabello, aumento de la gravedad de la voz y aumento del tamaño de los genitales debido a la presencia de hormonas masculinas.

El estanozolol, el temboplex y la trembolona, aunque es de uso veterinario, también han encontrado su camino hacia el mundo del fitness, lo que presenta riesgos para quienes los consumen sin supervisión médica.

El testoviron, probablemente el más utilizado por atletas y culturistas, conlleva serios riesgos. Entre sus contraindicaciones se encuentran el riesgo de acelerar el desarrollo de cáncer de próstata subclínico o hiperplasia prostática benigna. Además, puede desencadenar trastornos cardiovasculares, renales o hepáticos, epilepsia, migraña, diabetes mellitus y retención de sodio y agua en pacientes con insuficiencia cardíaca, hepática o renal grave o cardiopatía isquémica.